Las empresas recicladoras de papel en nuestro país hablan seriamente del futuro del sector, con una facturación anual de más de 3000 millones de euros y más de 600 plantas recicladoras.

El problema son las compañías aseguradoras. Las plantas de reciclaje de España no encuentran compañías que quieran firmas pólizas aseguradoras de daños materiales, lo que pone en riesgo su viabilidad futura.

Estas compañías de seguros entienden que las plantas recicladoras tienen un alto riesgo de sufrir incendios, algo bastante lógico por otro lado, aunque la Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón (REPACAR) aseguran que este riesgo no es mayor que el de otras empresas, como las del sector químico o automovilístico.

Javier Barberá, presidente del Consejo General de Mediadores, comenta que es imposible suscribir pólizas de seguro, lo que deja a las plantas en situación de desamparo y en clara desigualdad de condiciones y oportunidades con los competidores europeos.

Sin la posibilidad de cubrir el riesgo de sus instalaciones, buena parte de los empresarios del sector, la mayoría PYMES, irá dejando de invertir a tiempo sumas millonarias en I+D, en automatizar las plantas, en mejoras para el tratamiento eficaz del residuo que tratan, lo que en definitiva las irá dejando atrás en este mercado global respecto a sus competidores, y en particular frente a Portugal y Francia.

Las compañías aseguradoras no están obligadas por ley a cubrir los daños de estas plantas dada la libertad de mercado y, por eso, desde el sector se exige una “solución política” que el gobierno no proporciona. REPACAR defiende que el sector realiza una actividad esencial y como tal quiere que sea reconocida. “Durante el confinamiento pudo comprobarse como nuestro trabajo siguió realizándose con normalidad, pese a todo”, recuerda su director general, Manuel Domínguez.

En cuanto al riesgo de las plantas, Miguel Domínguez expone que en su mayoría los fuegos no se producen por una falta de diligencia por parte de los operadores. “Nadie quiere que se queme su casa”, subraya el representante de REPACAR, que apunta que en buena medida los fuegos son producidos por los impropios que los ciudadanos depositan en el contenedor azul. “Es fundamental que los ciudadanos separen bien”, recuerda el representante del sector. “Nos quedaremos desfasados ante nuestros principales competidores europeos porque este seguro, a diferencia del de responsabilidad ambiental, no es obligatorio para un sector esencial mientras el regulador mira para otro lado”, concluye.

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.