O podemos hacer la pregunta de otra forma, ¿Puedo recibir una multa por fotocopiar un libro? La respuesta es sí. Te explicamos las razones…

Básicamente las razones son dos:

  • Jurídicamente la copia de un libro se interpreta como una infracción de la propiedad intelectual, lo que implica para empezar sanciones económicas.
  • Además, si se utilizan las copias realizadas para fines lucrativos, es decir, si se venden posteriormente para sacar un beneficio, se podría agravar la situación con una multa adicional e incluso, y esto es lo más importante, con penas de cárcel.

Es común que los universitarios y chavales de instituto, en algunas ocasiones, hayan optado por la opción de fotocopiar un libro de la biblioteca, muchas veces por la dificultad para adquirir copias o simplemente por el precio que podrían llegar a alcanzar; pero no quita que sea una práctica igual.

Además, hoy en día, con las tienda en Internet de libros donde comprar libros recomendados online y con las opciones en otros formato, como PDF, DOC, HTML, EPUB, etc.

Bueno, ahora que hemos llamado tu atención te aseguramos que no irás a la cárcel por focotociar un libro, pero hay que respetar la propiedad intelectual. Solo la persona titular del libro en cuestión, posee los derechos de explotación de la obra, aunque otras entidades (empresas, gobiernos, etc) podrían obtener estos derechos bajo contrato de explotación.

Resumiendo, cualquier persona podría fotocopiar libros a uso personal exclusivo ya que no existe posibilidad de replicarlo con fines lucrativos, ni de divulgar la obra sin consentimiento por parte del titular. En teoría sería imposible revender estas obras copiadas y en la inmensa mayoría de las ocasiones la cpia se realizar para consulta personal.

En conclusión, puedes realizar fotocopias de libros teniendo en cuenta estas tres pautas importantes:

  1. La obra debe haber sido publicada previamente. Significa que el libro debe ya estar disponible para su venta por parte de otros lectores. Este punto es importante, aunque realmente es difícil que no se cumpla, solo en caso de “robo” de una propiedad intelectual.
  2. La copia del libro debe tener uso privado exclusivo. Pertenecerá solamente a un único legitimo propietario y su uso no será colectivo. Este punto también se da en la inmensa mayoría de los casos, y de hecho, tras la consulta o finalización de los estudios pertinentes, la mayoría de estos libros fotocopiados son destruidos.
  3. No debe ser objeto de beneficios económicos. La copia no se puede vender ni alquilar. Este es el punto más delicado, pero también es el más complicado de llevar a cabo. Nadie en su sano juicio paga por la lectura de un libro fotocopiado cuando puede acceder al original en una biblioteca en un un formato digital económico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.